Relatos

Preso de una inspiración caprichosa.

Hace tiempo que no publico nada por aquí, pero no es que lo deje abandonado, si no que la inspiración está acostumbrada al capricho y los placeres consentidos. A ella no le importa despertarme en mitad de la noche susurrando en mi oído licor de palabras, emborrachar mi vigilia de escenas para papel y tinta, suspender mi mirada más allá de las páginas de un libro de estudio para enfocar mi atención en mi ciudad de relojes dormidos, allí donde trabajo a gusto creando el universo que da vida a cada uno de mis personajes. Estos personajes míos, tan míos como yo soy su-yo, igual que esta inspiración mía, tan mía como yo soy su-yo, tan suyo como sus caprichos, tan su-yo que dudo si ella es mi capricho o yo soy el suyo…
Y por ese capricho que le ha dado escribo textos que no son para el blog, pero como tengo un buen almacén de meses anteriores, aquí dejo un pequeño texto de un libro que por ahora quedó en intento, pero que me sirvió de entrenamiento para otro al que le quedan unos pocos capítulos para ver la luz. La misma luz que añora el preso de este texto:
Oscuridad, mucha oscuridad. Me duelen los huesos, me cuesta moverme. Supongo llevaré ya varios meses encarcelado en esta celda y aún no he encontrado la postura ideal para conciliar el sueño. La humedad, pegajoso barniz, hunde sus raíces en mi piel moteada de roña. Mi nariz se niega a oler, atrofiada por el hedor que desprenden mis propios excrementos que se arrinconan dentro de la celda. Mis pies no sienten la temperatura del suelo, no sienten la textura, no sienten la afilada dureza del corte irregular de las rocas que, como piezas de puzzles diferentes hechas coincidir a la fuerza, se alzan unas sobre otras, dejando al descubierto afiladas brocas que taladran mi coraza callosa hiriendo mi piel. Mis oídos no son capaces de estar en silencio, no hay silencio, ¡no hay silencio! Una gota, dos gotas, tres-cuatro… ¡Ratas! Malditas ratas, las oigo todo el rato, corretean de un lado para otro, se paran, olfatean, sus patas escarban con avidez… pero están fuera. Y esa maldita voz, ¡esa maldita voz! ¡Por qué no te callas! Es mi voz, es mi voz… no, no es mi voz, no es mi voz, yo perdí mi voz… Aaaauugh me estoy volviendo loco… mi corazón es un rebelde sin causa, el líquido que recorre mis venas lleva el olor de la muerte. Fuera hay un mundo que odio, dentro hay un mundo que odio. Y qué sentido tiene entonces mi existencia, ¡qué sentido tiene! ¿qué sentido le doy yo?. Yo no se dar sentido a una vida que no he vivido, una vida en la que nunca fui, una vida en la que siempre estuve manipulado. ¿Acaso pude elegir? Nací condenado, condenado a no ser. Y es ahora cuando más muerto estoy que estoy más vivo, porque soy consciente de todo, porque soy…
¿Qué es eso? Esos pasos no son del guardia que me alimenta, no… esos son pasos demasiado ligeros, pisadas suaves como la seda, caminando sobre el aire, silencioso, extraño…
¡Quién eres! ¡Qué quieres! ¡No!
Anuncios

1 thought on “Preso de una inspiración caprichosa.”

  1. Que lindo es tener una ciudad de relojes dormidos.Porque a veces no hacen falta vivir en una celda para sentirse encarcelado,basta con el sonido del mar simulando unas ratas correteando, le regalo un fragmento que me recordó a su relato:"Quiero irme sin desayunar, sin hablar, sin que nadie note mi salida. Tengo la boca amarga, los músculos rígidos, la cabeza pesada(…) Estoy cansado. ¿De qué? Es una lástima que el cielo esté despejado, que sople un aire tan agradable, que el mar esté tranquilo. Pensar que estamos en pleno abril y ya hace tres días que se mantiene esta temperatura de verano. Es una lástima. Hoy hubiera necesitado un cielo gris. Si yo puediera desanimar el paisaje. Pero no puedo(…)"

Tu reflexión es siempre bienvenida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s