Escritura, Insperimentos, Narrativa, Relatos

Broken Doll (Fascículo 1)

Esta es la primera entrega de un relato que voy a ir subiendo por fascículos (hay que probar cosas nuevas), se corresponde a la adaptación narrativa de uno de los guiones que desde V de Vygotsky estamos trabajando para rodar en forma de corto. El título es “Broken Doll”, la idea original es de mi buen amigo Jose Manuel Vera Herrero, que me ha dado permiso para utilizarla y modelarla a gusto (respetando lo principal y esencial de la historia) y así ir dando forma a este nuevo relato. Y ya, sin más preámbulos vayamos directos al “Mourut”, un antro de poca monta de las afueras de alguna ciudad…

“BROKEN DOLL”

(Fascículo 1)

Oiga. Oiga. Claro que me refiero a usted, no hay nadie más en este tugurio de aire oxidado y luz enmohecida. ¡Camarera! ¡Camarera! Sírvenos dos tequilas. Sin limón ni mierdas de esas, haga el favor. Dígame, ¿Usted cree que existe el mal en este mundo?

Yo no lo tengo nada claro… Sin embargo, sé que desde el fondo de mi alma emerge una sentencia clara:

No existen ni el bien ni el mal, son sólo pura ilusión”

Y de verdad quiero creerlo, me esfuerzo en afirmarlo y generalmente suelo estar de acuerdo la mayor parte de mis días. Pero… Como usted ya sabe… Hay días y “días” y hay noches y “noches” y en ocasiones pienso sin querer que existen el bien” y el mal” . Esta escindida dualidad del ser me posee en algunos de esos “días” y en otras de esas“noches” como esta, en la que me persigue un recuerdo de cuando aún trabajaba de investigador. Por que yo era investigador ¿sabe? Éramos un equipo, una agencia, como un gabinete pero de detectives privados, así podíamos llevar más casos con un menor precio, lo común es siempre más rentable, cooperar para competir y competir para cooperar, esa era la clave de nuestro éxito. Beba-beba, que yo invito, ¡salud!

Ahhhh… Que bien se porta el “tito Cuervo” , bueno como le decía eramos un equipo de investigación, de esto no hace tanto tiempo, míreme bien que no soy tan viejo, le hablo de hace unos diez años aproximadamente. Tuvimos una buena racha, caso que nos llegaba caso que resolvíamos, cogimos especialmente fama tras descubrir, no sé si recordará usted, que la mujer del que estaba de alcalde era la asesina de copas. ¿No? Bueno, aquel caso fue un despropósito público, la prensa se estaba cargando la investigación, ya sabe, por las presiones de arriba y para colmo el hijo de la susodicha no era ni más ni menos que el jefe de policía,por lo que elmismo cuerpo era una sopa de informaciones contradictorias, un vendaval de falsedades. Fue la hermana de una de las víctimas quien contrató nuestros servicios harta de aquel teatro de sombras. Hizo bien. Y nos vino bien, o quizá mal. Es gracias a ese caso que pasamos de realizar encargos cutres de parejas ciegas de desconfianza, a tener encargos mucho más serios como robos, desapariciones e incluso asesinatos. Pero con los encargos serios llega siempre el verdadero drama… ¿Te suena el nombre de “Broken Doll” ? Así bautizamos el caso que siempre me persigue, todos los que nos implicamos en aquello salimos perdiendo, empezando por nuestra propia agencia de investigación. Pero antes de que siga con la historia… ¡Camarera! Otros dos tequilas por aquí. Sin limón ni mierdas de esas, haga el favor. ¿Por que usted quiere otro trago verdad?

Esto sucedió allá en el año 2003, año de la cabra o la oveja en el calendario chino, te lo digo porque me parece curioso que la oveja Dolly muriera en ese año, la cúpula blanca de Yankeelandia declaró la guerra a Irak, y ese mismo año las manchas de petróleo del Prestige llegaban a las costas gallegas, negra tragedia que, junto al apoyo del bigotudo a La Guerra de Irak, sacaba ya entonces a relucir la incompetencia política que tan duramente padecemos. Con tanto drama humano y ecológico es normal que no hayas oído nada sobre esta historia, pero antes… ¡Salud!

Ahhhh… Nunca entenderé lo de la sal y el limón… ¿Qué te estaba contando?

Ah, ya recuerdo, la mañana del 30 de Septiembre recibimos aquella maldita visita. Carmen Vázquez apareció en la agencia envuelta en sollozos, irradiando un halo mustio de piel gris, descorchada y lacrimosa. Su estado se debía a una triste noticia, siempre hay una triste noticia antes de un caso, eran las doce del medio día y había encontrado a su hermano muerto en su apartamento.

No es una muerte normal, no es una muerte cualquiera”, así lo contaba la pobre Carmen, tan espantada como quien se ha encontrado ante los ojos del mismo diablo. Lo peor de todo es que era cierto, nos bastó con ver el estado en que se encontraba el cadáver de aquel desdichado para saber que no había sido una muerte normal, la muerte de Joaquín Vázquez no fue una muerte cualquiera.

Anuncios

Tu reflexión es siempre bienvenida.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s