En buena compañía

_MG_3850

Tras un espectacular viaje por las tierras sureñas del Norte de África, habiendo recorrido unos cuantos miles de kilómetros y después de sacar unas pocas cientas de fotografías, era inevitable que surgiera, luego de fermentar con lentitud, con un amasado enérgico y un fuerte horneado, una linda obra fotográfico-literaria que desde hace unos días podéis disfrutar en Derivasia, y que se titula como este post, “En buena compañía”

Las Crónicas de Jack Wisdom

Dedicada al paño que tiñe de invisible los
peores hábitos de nuestra sociedad:
la normalidad.
Sigue leyendo “Las Crónicas de Jack Wisdom”

Sueños de césped

La mirada del halcón rastrea el aroma del césped recién cortado en busca de ingenuas palomas de blancolivo encanto. La rueda del carretillo avanza con la mañana clara, tirando a su paso el polvo de cal que delimita el campo, se acaba la madrugada.Sigue leyendo “Sueños de césped”

Broken Doll (Fascículo 2)

¿Que a qué me refiero con que no fue una muerte cualquiera? Se nota que no ha visto muchas muertes… Sigue leyendo “Broken Doll (Fascículo 2)”

Broken Doll (Fascículo 1)

Esta es la primera entrega de un relato que voy a ir subiendo por fascículos (hay que probar cosas nuevas), se corresponde a la adaptación narrativa de uno de los guiones que desde V de Vygotsky estamos trabajando para rodar en forma de corto. El título es “Broken Doll”, la idea original es de mi buen amigo Jose Manuel Vera Herrero, que me ha dado permiso para utilizarla y modelarla a gusto (respetando lo principal y esencial de la historia) y así ir dando forma a este nuevo relato. Y ya, sin más preámbulos vayamos directos al “Mourut”, un antro de poca monta de las afueras de alguna ciudad…Sigue leyendo “Broken Doll (Fascículo 1)”

Donde el Tao habita

 

Me sorprendió que no tuviera ningún cuadro, ni rastro de esos rectángulos multicoloridos, multipincelados de multiformas decorativas y, sin embargo, así era. De los armarios no quedaba ni la sombreada y polvorienta huella que suele apelmazarse bajo sus pies, tampoco había rastro de los fotogramas proyectados de sus formas sobre la pared. Qué pena que nadie hubiera puesto cortinas, o mesas, o sillas, a veces apetece sentarse más que estar de pie. No había luz debido a la carencia de esos otros rectángulos muticristalinos, multiluminosos llamados ventanas, ni qué decir que para entrar y salir hacen falta puertas. Por no haber no había ni techos, menos aún podríamos hablar de paredes, ¿y el suelo? El suelo es mejor no nombrarlo.

 

Sentencia injusta y confesión.

Martes 17 de Septiembre, Tordesillas.

¿Qué es un rectángulo? Una figura geométrica, una puerta, una valla, una roca, no sé si de verdad existe un rectángulo. En mi caso es una rendija de luz que deja pasar aire y una pequeña lagartija moteada, esa que se aferra a la pared como yo lo hago a la vida.Sigue leyendo “Sentencia injusta y confesión.”