El contestador divino

      Un final llega, puede que tarde o con unas horas de retraso pues, cuando esperado, gusta hacerse de rogar. Pero llega. El final se convierte así en un remolón ineludible, un inevitable presente que aparece pateando las consciencias empanadas

Conexión

     (En un despacho presidencial, abstraído de la realidad mundana)      -Adelante, háganlo.     Aire, sólo es aire exhalado a través de una simple boca humana, aire paladeado, modelado a empujones de lengua sobre el asfalto dentado y fermentado en whisky. Apenas apreciable, etérea como la razón de todo esto, la llovizna de saliva salpicaSigue leyendo “Conexión”

Toreo

Nobleza, poderío, bravura, todo toro pasa por la espada valerosa del torero, mano de ojos firmes, alma de corazón ciego, humanidad muerta, macho hecho de mierda y pelo. De las pocas luces que le quedan, todas las viste su traje. De la ilusión cómplice de los aplausos se oculta sombría la sangre, vapóreo hierro deSigue leyendo “Toreo”

Un examen, dos, tres…

Saturado de exámenes y de tanto estudiar no me queda apenas tiempo para escribir… Ya queda poco, pero entre tanto aquí dejo un pequeño fragmento de mi novela (aprovecho además para decir que ahora también podéis curiosearla y leerla directamente desde este blog sin tener que descargarla pinchando aquí ->  “La Caja Verde”). Este fragmentoSigue leyendo “Un examen, dos, tres…”

Célula, celulita.

Vale, de acuerdo, estaba escuchando Maggot Brain de Funkadelic. Y es cierto que me dejé mecer entre los surcos que la música iba rasgando en el silencio, y que hinchada del aliento agudo de la guitarra de Eddie, mi piel estalló en polvo alado. Y qué si mi espíritu saltó aullando como un lobo enSigue leyendo “Célula, celulita.”