CUENTO DEL CERDITO RAMON JAMON

-Papi… -Dime cariño. -Cuéntame un cuento… -No, que es tarde y mañana vas de excursión a la granja escuela. -Uno corto – -Por fa… -Vale uno cortito, de qué quieres el cuento. -Hmm, de un cerdito. -Venga, a ver, hazme un hueco que me siento. -De un cerdito pequeñito. -Érase una vez un cerdito llamado…Sigue leyendo “CUENTO DEL CERDITO RAMON JAMON”

Jazz y Cerveza Belga

Ella es de cuerpo dorado, curvas ligeras y boquilla plateada. Viste camisa y falda, y es capaz de recorrer el camino entre la nostalgia y la alegría con tan sólo apretar o aflojarse los botones. Cada domingo aparca su limusina negra a un lado del escenario y sale rodeada, suave pero firmemente, por dos manosSigue leyendo “Jazz y Cerveza Belga”

Preso de una inspiración caprichosa.

Hace tiempo que no publico nada por aquí, pero no es que lo deje abandonado, si no que la inspiración está acostumbrada al capricho y los placeres consentidos. A ella no le importa despertarme en mitad de la noche susurrando en mi oído licor de palabras, emborrachar mi vigilia de escenas para papel y tinta,Sigue leyendo “Preso de una inspiración caprichosa.”

Terrícolas.

La cena está servida en un salón de pomposidad exagerada para maquillar el bajo coste de la comida, así es más difícil recordar que el año pasado se vivía mejor, una decisión totalmente acertada. Han escogido un menú simple, pues en estos tiempos de bolsillos preocupados y cinturas estranguladas, la gente tiene un poco deSigue leyendo “Terrícolas.”

Días de estudio y lluvia.

Tac, tac-tac, tac, tac, tac-tac, tac… Las gotas de agua son valientes a la hora de abandonar las nubes. Dispuestas en hileras, asoman sus cabecitas en el contorno de las nubes, buscando un objetivo, un blanco fácil o un lugar donde aterrizar. Saltan todas a ráfagas, alargando su figura con la velocidad del viento, afilando su barrigaSigue leyendo “Días de estudio y lluvia.”

¡Qué mareo con tanto recorte!

Siento la tardanza en actualizar el blog, pero ha llegado el año nuevo cargado de páginas de estudio, entre entregas urgentes y cenas de celebración. Y quieras que no, también hay que descansar los restos de la fiesta vulgarmente conocidos como resaca. Aunque para resaca la que nos ha dejado la Fiesta de Recortes delSigue leyendo “¡Qué mareo con tanto recorte!”

Café con chocolate en Huize Colette.

Como el vuelo de las palomas. Así han aterrizado sobre aceras y techos de coches los primeros copos de nieve en la ciudad del jazz y la cerveza. Blancos, grandes, redondos, abstractos, caen sobre el techo negro de mi paraguas pequeños pedazos de nubes, empujándome a buscar un refugio donde calentar mis pies empapados. YSigue leyendo “Café con chocolate en Huize Colette.”

Unos se van, otros vienen.

-¡ Adiós!-¿Ya te marchas?-Sí, este año sí.-Pero es pronto aún.-Ya… otros años me quedo hasta el veintiuno pero este año he decidido irme un poco antes.-¿Mucho frío?-No, no es eso.-¿Viento muy fuerte?-En realidad menos del que esperaba.-¿La lluvia?-Es soportable.-Pero todavía quedan hojas en los árboles.-Ya caerán, no me necesitan.-Venga Otoño, cuéntame qué te pasa.-¿Mira, qué ves allí?-UnaSigue leyendo “Unos se van, otros vienen.”