El contestador divino

      Un final llega, puede que tarde o con unas horas de retraso pues, cuando esperado, gusta hacerse de rogar. Pero llega. El final se convierte así en un remolón ineludible, un inevitable presente que aparece pateando las consciencias empanadas