Conexión

     (En un despacho presidencial, abstraído de la realidad mundana)      -Adelante, háganlo.     Aire, sólo es aire exhalado a través de una simple boca humana, aire paladeado, modelado a empujones de lengua sobre el asfalto dentado y fermentado en whisky. Apenas apreciable, etérea como la razón de todo esto, la llovizna de saliva salpicaSigue leyendo “Conexión”

Un examen, dos, tres…

Saturado de exámenes y de tanto estudiar no me queda apenas tiempo para escribir… Ya queda poco, pero entre tanto aquí dejo un pequeño fragmento de mi novela (aprovecho además para decir que ahora también podéis curiosearla y leerla directamente desde este blog sin tener que descargarla pinchando aquí ->  “La Caja Verde”). Este fragmentoSigue leyendo “Un examen, dos, tres…”

Célula, celulita.

Vale, de acuerdo, estaba escuchando Maggot Brain de Funkadelic. Y es cierto que me dejé mecer entre los surcos que la música iba rasgando en el silencio, y que hinchada del aliento agudo de la guitarra de Eddie, mi piel estalló en polvo alado. Y qué si mi espíritu saltó aullando como un lobo enSigue leyendo “Célula, celulita.”

CUENTO DEL CERDITO RAMON JAMON

-Papi… -Dime cariño. -Cuéntame un cuento… -No, que es tarde y mañana vas de excursión a la granja escuela. -Uno corto – -Por fa… -Vale uno cortito, de qué quieres el cuento. -Hmm, de un cerdito. -Venga, a ver, hazme un hueco que me siento. -De un cerdito pequeñito. -Érase una vez un cerdito llamado…Sigue leyendo “CUENTO DEL CERDITO RAMON JAMON”

Jazz y Cerveza Belga

Ella es de cuerpo dorado, curvas ligeras y boquilla plateada. Viste camisa y falda, y es capaz de recorrer el camino entre la nostalgia y la alegría con tan sólo apretar o aflojarse los botones. Cada domingo aparca su limusina negra a un lado del escenario y sale rodeada, suave pero firmemente, por dos manosSigue leyendo “Jazz y Cerveza Belga”

Preso de una inspiración caprichosa.

Hace tiempo que no publico nada por aquí, pero no es que lo deje abandonado, si no que la inspiración está acostumbrada al capricho y los placeres consentidos. A ella no le importa despertarme en mitad de la noche susurrando en mi oído licor de palabras, emborrachar mi vigilia de escenas para papel y tinta,Sigue leyendo “Preso de una inspiración caprichosa.”