Ivan Illich

Si no ac­cedemos a un nuevo grado de conciencia que nos permita reencontrar la función convivencial del lenguaje, no llegaremos jamás a invertir ese pro­ceso de industrialización del hombre.

Anuncios